None

Jaranas y Jarabes

Alegría Peninsular

La Jarana es un ritmo musical que sintetiza la mezcla interracial e intercultural, así como el ánimo popular en la península de Yucatán. Es una manifestación artística de gente alegre, cadenciosa y bulliciosa.

Es también un baile zapateado o “valseado”, según su métrica; de seis octavos o tres cuartos, respectivamente. Se ejecuta en parejas pero no tiene pasos fijos ni diferencia entre hombre y mujer. Se trata de un ritmo festivo que se usó como entrada o fuga en muchas mezclas musicales durante la época del virreinato y así prevalece hasta la fecha.

Antropológicamente, no se tiene establecido su origen, aunque las referencias sugieren a la capital del Perú. Se presume que nació como un frenesí alusivo a la nueva composición social, a la mezcla de razas, al llamado “nuevo mundo”.

En Yucatán, Quintana Roo y Campeche se comparten muchas tradiciones, entre ellas, la música y el baile, aunque cada región tiene acentos particulares, influencias españolas, africanas, mayas; por ende, existe una rica variedad de composiciones en torno a la jarana.

En Campeche, cuya capital amurallada recibió esclavos, lujos novohispanos y tendencias de las modas continentales y ultramarinas, la Jarana contó además con una alternativa rítmica en las fiestas de los Palmares. Se trata de un baile de influencias gitanas; una danza animada muy extendida por todo México: el Jarabe.

Tal es el caso del jarabe criollo, del que se cuenta es una de las composiciones más viejas entre los jarabes mexicanos y que fue inspirado por las campanadas de llamada a misa; o el jarabe gatuno, que en su momento se calificó de indecente y obsceno…

Otro de los jarabes campechanos rescatados del tiempo y la censura fue el cubano. Un zapateado corto y frenético mezclado con vals de giros rápidos y amplitud de escena, mismo que concluye con un fuerte golpe de tacón y un desplante al público para reclamar aplausos.

Jarana y jarabe son interpretados en las llamadas fiestas del Palmar; los bailes de barriada, o en las aclamadas vaquerías, es decir, fiestas de vaqueros. Éstas son patrocinadas por el patrón para tener contenta a su cuadra de arrieros o para agradecerles por un buen trabajo. En estos jolgorios, donde convivían ricos y pobres, tocaba una orquesta llamada banda de gremios. Dicha formación se mantiene en la actualidad e incluye: saxofones, trompeta, trombones, clarinete, timbales, bombo y güiro.

Tanto la jarana como el jarabe han sido la base musical de la mayoría de las composiciones populares de Campeche. Ambos ritmos han influenciado la generación de otros bailes que conforman el universo exuberante, picaresco y cadencioso de eso que los mexicanos llamamos campechano; una combinación  desenfadada de buenas costumbres y actitudes.

 

¿Qué Saber?

¿Qué Saber?

  • El campechano se distingue del resto de los mexicanos por su gran pasión hacia la música y a la danza, ejemplo de ello, son más de doce jaranas nacidas a través de la historia del bello estado de Campeche.
  • La Flor de la Malagueña es considerada una de las jaranas más antiguas de Campeche, consiste en un grupo de mujeres que bailan coreografías con desplazamientos cortos y movimientos de corte español.
  • El Fandango, es una jarana clásica, arraigada en Campeche desde el siglo XVIII, la cual se interpreta marcando y retando con golpes de tacón a quien se encuentre más cercano no importando si es hombre o mujer.
  • El Jarabe Gatuno es considerado un clásico en Campeche, pues es aquí el único lugar donde se interpretan las tres versiones que existen del mismo.
  • El traje típico de la mujer campechana lleva una blusa (o huipil) de lino bordada a mano con hilo negro, alrededor del cuello y brazos se bordan flores de cebolla y calabaza. Al frente se borda el escudo de Campeche.
  • La falda (o saya) es amplia, llega hasta los tobillos y se adorna con encajes, lleva también un rebozo, y sus zapatos llamados chancletas son de suela dura y charol.
  • El hombre lleva una filipina de lino blanco con botones dorados, pantalón negro, y un cinto de seda roja ceñido a la cintura, amarrado a un costado, un pañuelo rojo cuando se requiere y zapatos o alpargatas de charol negro.
Jaranas y Jarabes

Vive las Jaranas y Jarabes con estas fotografías

Galería
Jaranas y Jarabes

Aprende más sobre la música y danza tradicional de Campeche

Audiospot

Compartir página

Más sobre Campeche

Más Música y Danza Tradicional

¡Te queremos con nosotros!

Suscríbete a nuestro newsletter y acompáñanos a descubrir México