None

Creel

El Tren de los Sueños

En las faldas de la imponente Sierra Tarahumara, donde termina el tren, cerca de los 2,400 metros sobre el nivel del mar, se encuentra el poblado de Creel; nombrado así en honor del antiguo Gobernador de Chihuahua, Enrique Clay Ramón Creel, político y empresario determinante en la historia del desarrollo minero y ferroviario de la región en la época de Porfirio Díaz.

Hablando un poco de su historia, podemos decir que las culturas que aquí se asentaron datan de hace 1,500 años. Fue la cultura Paleo, la primera. Luego, a la llegada de los españoles, se realizaron las primeras exploraciones en la sierra, generalmente a cargo de los misioneros evangelizadores.

Se cree que los primeros europeos en llegar hasta acá fueron los que integraban la exploración de Francisco de Ibarra en 1565. Buscaban, sobre todo, vetas de metales preciosos. Cuando llegaron, en la Sierra Tarahumara convivían los pueblos témoris, guazapares, chinipas, taraumaras o rarámuris, pimas y varohíos. En la actualidad, sólo los últimos tres prevalecen.

Las condiciones de accesibilidad hacían difícil poblar la zona, durante mucho tiempo alrededor de aquí sólo había misiones. Creel, como pueblo, tiene pocas historias. No fue hasta la época del Porfiriato, cuando se promovió la creación del ferrocarril, que la necesidad de madera para construir los rieles obliga a la explotación de los bosques. A finales del siglo XIX se funda la localidad en lo que antes era una pequeña ranchería a la que los rarámuris conocían como Nariachi.

Finalmente, el 24 de noviembre de 1961, el presidente Adolfo López Mateos inauguró oficialmente en Creel aquello que fue un anhelo y un esfuerzo de construcción por más de 50 años: el Ferrocarril Chihuahua al Pacífico, maravilla de la ingeniería mexicana que unió al noreste del país con su costa del Pacífico.

En los alrededores de Creel, puedes visitar las comunidades tarahumaras de San Ignacio Arareko, donde está la Misión de San Ignacio, el corazón cultural de la tarahumara; y el Valle de Arareko, donde hay formaciones rocosas increíbles. El Valle de los Monjes y el de los Hongos son igual de majestuosos. Para terminar este recorrido, te recomendamos el lago de Arareko.

Tampoco debes perderte la Misión de Cusárare, construida en 1733, y muy cerca está la cascada de Cusárare, enmarcada por un bosque de pinos de ensueño.

Por supuesto, también puedes quedarte en el pueblo y recorrer las calles y la Plaza de Armas, sin olvidar el Museo de las Artesanías.

Para concluir, el Cristo de la Montaña es un mirador donde podrás contemplar todo el pueblo y sus alrededores, apreciando una perspectiva que incluso las águilas, sin importar la altura de su vuelo, envidiarán.

¿Qué Visitar?

¿Qué Visitar?

  • Plaza de Armas.
  • Iglesia de Cristo Rey. Construcción austera que data del siglo XX.
  • Museo de la Cultura Tarahumara. Ideal para conocer más sobre la historia de este pueblo indígena.
  • Casa de las Artesanías.
¿Qué hacer?

¿Qué hacer?

  • Semana Santa. Fiesta destacada por las ceremonias que realizan los tarahumaras.
  • Fiesta Patronal de Cristo Rey. Se celebra a finales de noviembre.
  • Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe. El 12 de diciembre Creel se llena de colores con vistosas celebraciones rarámuri.
Comida Típica

Comida típica

  • Carne seca
  • Caldillo de carne seca. Acompañado de chiles.
  • Tortillas azules. Llamadas así por el color del maíz con que se preparan, oriundo de la sierra.
¿Qué Saber?

¿Qué Saber?

  • En 1907 se inauguró su estación del tren y se le dio su nombre actual, en honor al gobernador Enrique Creel.
  • Se le considera el punto de entrada a las Barrancas del Cobre.

Arte Popular

  • Cestería
  • Madera tallada
  • Objetos de barro
  • Artículos de lana
Creel

Siéntete como si estuvieras en Creel

Galería
Creel

Escucha todo lo que quieres saber sobre Creel

Audiospot

Compartir página

Más sobre Chihuahua

Más Pueblos Mágicos

¡Te queremos con nosotros!

Suscríbete a nuestro newsletter y acompáñanos a descubrir México