None

Artesanías de Coahuila

Símbolo de Identidad Mexicana

El estado de Coahuila, particularmente la ciudad de Saltillo, es famosa por la elaboración de una de las artesanías más mexicanas, conocida y reconocida en todo el mundo: el sarape.

Del Náhuatl "Tzalanpepechtl", compuesta por “tzalan”, que significa “entretejido” y "pepechtl" que significa “manta gruesa”, esta palabra tan complicada derivó en una castellanización sencilla y cercana: “sarape”.

Su confección es resultado de elementos indígenas y españoles provenientes de los tlaxcaltecas llevados a la provincia de la “Nueva Extremadura de Coahuila”.

Se calcula que el sarape como tal, nació entre los años de 1696 y 1698. En aquel entonces, era más grueso, pesado y requería hasta dos meses el tejerlo, debido a lo complicado del dibujo de rombos, característica que he terminado por definirle. 

Desde siempre, los colores fueron parte de su diseño, los hilos de lana eran teñidos con pinturas naturales como el añil. Siendo el azul y el rojo los colores base, salpicado de alegres toques de amarillo, verde y morado.

El sarape fue, por siglos, un artículo indispensable para los mexicanos: era cobija que cubría por las noches, manga que abrigaba en el frío al realizar las labores del campo, sábana sobre la tierra para los que pernoctaban en el campo. No distingue posición social, los jornaleros de huarache y manta lo usaban al igual que los orgullosos hacendados…

Enrollada sobre las ancas de la cabalgadura o doblado sobre el hombro, el sarape acompañaba a militares, pastores e insurrectos, entre muchísimos otros.

Ha sido testigo cada uno de los acontecimientos históricos del país, acompañando a todos los mexicanos por igual. Adoptado por todos, independientemente de donde fueran oriundos.

Compañero en las expediciones militares, en la siembra, la cosecha, en los viajes y en los días de soledad bajo las estrellas. 

El sarape es un símbolo nacional. El traje de charro, el más representativo de los trajes típicos de México, contempla el uso del sarape sobre el hombro, cuidadosamente doblado y portándolo siempre con orgullo.

En su sencillo tejido a rombos, con la historia de las manos que lo traman cuidadosamente, el sarape es, sin duda, parte lo mexicano, y un poderoso recuerdo de la historia que nos hace hoy sentir orgullo, y arrope en la esperanza de la dignidad que evoca tan sencillo tejido.
 

Artesanías de Coahuila

Escucha todo lo que quieres saber sobre las Artesanías de Coahuila.

Audiospot

Compartir página

Más sobre Coahuila

Más Artesanías

¡Te queremos con nosotros!

Suscríbete a nuestro newsletter y acompáñanos a descubrir México