None

Leyenda del Volcán de Colima

La Furia de un Rey

¡Ah, los volcanes!, cuántas historias y leyendas guardan e inspiran... En todo el mundo, en todos los tiempos de la humanidad, se les ha relacionado con la ira de los dioses, lugar de sacrificios, morada del inframundo en sus entrañas.

En el límite del  pequeño estado de Colima con Jalisco, se elevan dos volcanes: el Nevado de Colima y el Volcán de Fuego.

Como dos hermanos, de temperamento contrario: Fuego y hielo…

En el antiguo reino de Collimán  cuyo nombre significa "lugar donde domina el dios viejo o el dios de fuego", había un palacio rico en belleza y tamaño, a las faldas del volcán, el rey, gobernador de Collimán  vivía con su corte como habían vivido todos sus antepasados y esperaba, las generaciones futuras.

Sin embargo, un día cualquiera, en la época de la Colonia y del cual  no existe registro, dos mundos se encontraron: El Virrey de la Nueva España y el Monarca de Collimán se entrevistaron. Nadie sabe qué se dijo… pero el Virrey iracundo dio la orden de sitiar el palacio.

Sin agua, sin acceso a alimentos. En pocos días comenzaron a padecer los estragos de la operación militar de la que eran objeto.

Una noche, decidieron escapar. El rey y su séquito se movieron en las sombras, pero la noche no fue suficiente y fueron descubiertos. Huyeron seguidos de los españoles  hacia las alturas del volcán,  y al llegar al cráter, considerando inminente la rendición, decidieron morir en la libertad de no haber sucumbido.

El rey, sus doncellas y guerreros saltaron al cráter inmolándose en la libertad de un pueblo orgulloso.

Se dice, que cuando el volcán lanza fumarolas, aún ahora, es la réplica indignada del rey ante el  maltrato de algún descendiente del pueblo Collimán.

Leyenda del Volcán de Colima

Escucha todo lo que debes saber sobre la Leyenda del Volcán de Colima.

Audiospot

Compartir página

Más sobre Colima

Más Leyendas

¡Te queremos con nosotros!

Suscríbete a nuestro newsletter y acompáñanos a descubrir México