None

La celda de la Muerte

Una Batalla con el Miedo

Dice la leyenda que  a finales del siglo XIX existió en la antigua cárcel de Durango la “Celda de la Muerte”, llamada así porque al desgraciado que metían allí, amanecía muerto misteriosamente… Sin huesos rotos, heridas, ni  señal alguna que indicara cuál fue la causa…

Hasta que un día llegó a la cárcel Juan, un hombre bueno y valiente,  quien fue acusado  por el dueño de la hacienda donde trabajaba para quitarlo de su camino y quitarle a su novia, encerrándolo en la cárcel de Durango.

Por ser tan  acomedido y generoso, Juan se ganó a todos en ese lugar, desde presos hasta celadores. Incluso el director del penal le tenía afecto por eso cuando le dieron la orden para que Juan muriera “por accidente” a petición del hacendado, decidió darle una oportunidad al ofrecerle  pasar una noche en la celda y descubrir qué sucedía en ella. A cambio, si sobrevivía la noche sería libre.

Con mucho miedo, Juan aceptó. Si moría terminarían sus días encerrado y si vivía, volvería al lado de su amada novia. Solamente pidió dos cosas para pasar la noche. Seis velas y un banco.

Así pasaron las horas hasta que se dio cuenta que había calculado mal la duración de las velas y la última estaba por acabarse, por lo que decidió apagarla a ratos y subirse al banco. En la obscuridad sintió una presencia y al prender la vela vio un gigantesco alacrán que corrió a esconderse de la luz.

El misterio estaba resuelto, pero al apagarse la vela el alacrán lo mataría.

Apagó de nuevo la vela, espero unos minutos y volvió a prenderla… el alacrán estaba subiendo el banco y a la luz volvió a correr. Juan tomó su sombrero y se dejó caer calculando el atraparlo pero en ese instante la luz se apagó definitivamente.

Así se quedó, inmóvil y muerto de miedo. Rezando en la espera de haberlo atrapado. Estaba en el segundo rosario consecutivo cuando la celda se abrió.  Había amanecido y para alegría del director Juan estaba vivo.  Juan mostró su sombrero con el enorme alacrán y así fue como la celda, nunca más fue la celda de la muerte.

Juan quedó en libertad y regresó para casarse con Lupe, su novia quien siempre le esperó.

Leyenda de la Celda de la Muerte

Escucha la escalofriante Leyenda de la Celda de la Muerte.

Audiospot

Compartir página

Más sobre Durango

Más Leyendas

¡Te queremos con nosotros!

Suscríbete a nuestro newsletter y acompáñanos a descubrir México