Observación de Aves

Observación de aves

Pasatiempo Peculiar y Apasionante

"Pajarear" es una palabra que inicialmente puede traer connotaciones negativas gracias a su uso popular (holgazanear); sin embargo, es también un verbo que refiere a la acción de observar aves con distintos propósitos, incluyendo el de su clasificación científica.

Este pasatiempo difiere de la ornitología (rama de la zoología que estudia a las aves) porque puede practicarse sin una formación académica particular, volviéndolo una actividad ideal para los ratos libres de personas de todo tipo de profesiones, estratos sociales y rangos de edad, sin importar su lugar de nacimiento.

¡Cualquiera puede practicarlo! Hay quienes sólo observan a las especies que se encuentran en sus patios o en los caminos que usan durante su rutina diaria, hay quienes se aventuran un poco más lejos de casa y por supuesto, existen aquellos que dedican considerable tiempo y esfuerzo a viajar con el solo propósito de agregar nuevas aves a su colección.

¿A qué nos referimos con "colección"? Bueno, quienes pajarean en serio suelen hacer anotaciones detalladas de las especies que han encontrado en sus viajes, incluyendo su clasificación concreta a través del análisis de pequeñas diferencias en sus colores, tamaños, formas y cantos.

Observación de Aves

Imagina: el contacto constante con la naturaleza, los viajes enmarcados por objetivos cada vez más ambiciosos, el bajo costo del equipo necesario para iniciar, la sensación de descubrimiento al observar alguna especie endémica o poco común, la creación de lazos con otros miembros de la comunidad alrededor del mundo...

Tomando todo esto en consideración es fácil entender por qué ésta es una actividad que tiene practicantes tan apasionados.

Hablando del equipo, para pajarear se recomienda el uso de binoculares o telescopio, una libreta o cuaderno en la cual se mantenga registro de las aves observadas y una guía de campo; es decir, un libro ilustrado donde ya estén clasificadas las especies de distintas zonas, para ir aprendiendo a identificarlas correctamente.

En México, la observación de aves es un pasatiempo relativamente reciente. Inició en el siglo XX principalmente en el norte del país, con curiosos individuos que ya disfrutaban de admirar la naturaleza a su alrededor, y que después tuvieron contacto con norteamericanos que ya contaban con experiencia y habían establecido ciertas guías para hacerlo sin perturbar al ecosistema.

De igual forma, la migración de estadounidenses a zonas como San Miguel de Allende, Guanajuato, después de la Segunda Guerra Mundial trajo consigo la adopción e incremento en popularidad de muchas costumbres, incluyendo el pajareo.

Observación de Aves

Gracias a la increíble biodiversidad de nuestro país, sus distintos climas, altitudes y gran cantidad de áreas rurales, reservas de la biósfera y zonas protegidas, no es ninguna sorpresa que México se trate de un destino muy relevante para los observadores de aves, al punto en el que ya hay numerosas compañías (tanto nacionales como extranjeras) que ofrecen viajes guiados con este público en mente.

Así que ya lo sabes, la próxima ocasión que veas a alguien con la mirada clavada en el horizonte y te parezca que está sin hacer nada, recuerda que simplemente podría estar pajareando.

Compartir página

Más de Aventura y Ecoturismo

¡Te queremos con nosotros!

Suscríbete a nuestro newsletter y acompáñanos a descubrir México