None

Artesanías de Quintana Roo

Armonía con el Paraíso

Las artesanías del estado de Quintana Roo transportan directamente a las bellezas naturales y a los paradisíacos parajes de donde provienen. Es decir, en la mayoría de los casos, las piezas artesanales mantienen texturas, colores, veteados y formas muy parecidas a las materias primas originales.

Más allá de la alfarería, lo que hace especiales a las artesanías de Quintana Roo es precisamente su naturalidad: la sencillez de los tejidos, lo rústico de los acabados, los colores originales, los motivos de plantas y animales, la revelación extraordinaria de conchas y corales como un íntimo rincón de su propio hábitat.

Si dividimos la producción artesanal por zonas, en el área central es posible maravillarse con la cestería elaborada principalmente con bejucos. También se encuentra el vestido tradicional mestizo: el huipil, que es una pieza muy fresca, sencilla, resaltada con bordados de flores; una opción muy alegre y femenina. El urdido de hamacas integra colores suaves y terrosos, geometrías sencillas, y la resistencia suficiente para balancear las aventuras en el mundo maya del que, por cierto, se obtener también replicas de ídolos y pirámides elaboradas en barro.

En la costa los propios pescadores se convierten en artesanos, aprovechando todo lo que el mar ofrenda a sus pies durante el reposado atardecer de sus vidas: conchas, piedras, estrellas de mar y corales son tallados, ensortijados y ensamblados con calma y armonía para procurar un equilibrio estético de profundidad marina. El coral negro y el caracol rosado son especiales prendas para la confección de esa hipnótica joyería fina.

La región sur, generosa en riqueza forestal, permite el trabajo de talla y esculturas en madera, tanto para la elaboración de objetos prácticos que pueden brindar elegancia al hogar y a la cocina, como para la recreación de fauna y flora de la selva o escenas arquitectónicas en bajo relieve. El cedro y la caoba se trabajan de tal forma que resalten y brillen sus propias vetas, en tanto que materiales como el ciricote son tan duros que permiten generar piezas resistentes para escritorios.

Un aspecto a destacar en la mayoría de estas producciones se relaciona otra vez con la armonía medioambiental, aunque ahora no nos referimos a lo estético, sino a la preservación. 

Los artesanos de Quintana Roo han incrementado los métodos tradicionales de aprovechamiento sustentable. Los creadores textiles, por ejemplo, tienen un plan verde con respecto a la regeneración del bejuco, mientras que los talladores de madera están optando por el uso de maderas más comunes o por la recolección en lugar de la poda o el corte de árboles de maderas preciosas.

La artesanía considerada un patrimonio cultural en este estado. Y, en los hechos, la Secretaría de Cultura del estado investiga, incentiva, difunde y apoya esta actividad, ejemplo de ello son: tanto la creación de la línea de ropa “Moda Maya Quintana Roo” como la etiqueta artesanal “Hecho en Quintana Roo”.

Quienes adquieren artesanías en el estado mexicano del sol naciente, se llevan a casa extractos de selva, sortilegios vegetales, sueños arrullados en hamacas, recuerdos marinos y maderas encantadas…

Galería - Artesanía de Quintana Roo

Recorre las fotografías de Artesanía de Quintana Roo.

Galería
Artesanías de Quintana Roo

Aprende más sobre la artesanía de Quintana Roo.

Audiospot

Compartir página

Más sobre Quintana Roo

Más Artesanías

¡Te queremos con nosotros!

Suscríbete a nuestro newsletter y acompáñanos a descubrir México