None

Artesanías de Sonora

Firmeza y Conservación

En Guaymas y San Carlos, como a todo lo largo de la costa sonorense, las olas del mar de Cortés van y vienen, trayendo sus tesoros a las playas de Sonora.

Con las conchas y caracoles de mar se elaboran una gran variedad de piezas artesanales que mantienen viva la identidad cultural de la región. Los objetos confeccionados por los indígenas Seris y Yaquis tienen un significado histórico y cultural importante, ya que continúan fabricando obras artesanales de la misma manera que lo hacían hace siglos.

En los mercados de artesanías de todo el estado, sea en la capital Hermosillo, en la costa, en los valles de la Sierra Madre occidental o en el desierto, se pueden encontrar preciosos artículos de joyería: coloridos collares y pulseras, hechos con conchas de mar, pero también con raíces de arboles, vértebras de víbora de cascabel, pescado, semillas, piedras y madera.

Sonora es famoso por sus deliciosos cortes de carne de res, y también por sus artículos de piel. En Pitiquito, que se ubica cerca de Caborca, se fabrican desde llaveros de piel hasta sillas de montar, pasando por los vasos tequileros y tazas forradas, y todo lo que es ropa y calzado. Los abrigos, las bolsas, los chalecos y las chamarras de este lugar tienen mucha fama.    

La madera del palo fierro siempre ha sido un elemento importante de la vida de los indígenas de Baja California, California, Arizona y Sonora. Tiempos atrás, se utilizaba como carbón porque duraba mucho la brasa, ya que es una de la maderas más duras que existen, de ahí su nombre. Se parece al ébano, es de una consistencia vidriosa, no tiene betas ni poros, por lo que es prácticamente inmune a los efectos de la humedad. El palo fierro es tan denso que no flota en el agua, sino que se hunde.

Los ancestros seris y yaquis cortaban la madera con hacha, tallaban el palo fierro con piedras puntiagudas, con un vidrio la alisaban y luego la pulían con arena fina del desierto; el acabado se hacia con grasa de tortuga o cebo de coyote. Se inspiraban en el entorno que les rodeaba para hacer sus piezas, por eso se siguen representando hoy muchas figuras de la flora y fauna de Sonora: cactus y saguaros, y animales terrestres como el correcaminos y la liebre, aves como el tecolote y el águila, y animales marino como la tortuga, la foca, el lobo marino, el pez vela, los delfines y tiburones.

Se trabaja el palo fierro en muchas partes del estado: Bahía de Kino, Caborca, Magdalena de Kino, Punta Chueca, Puerto Libertad, Puerto Peñasco, Santa Ana y Sonorita, entre otros. A partir de los ochenta, las piezas se exportan hasta Canadá, Estados Unidos y Japón.

En lugares como el Mercado de Artesanías de los Álamos podrás encontrar piezas ornamentales talladas en madera, objetos de palma, latón y vidrio, cerámica, mobiliario y textiles. Se venden también instrumentos prehispánicos que usan los indígenas en su música tradicional, como la flauta y las percusiones.

La artesanía forma parte de la esencia de los pueblos. Como su gastronomía, su música, sus ritos y su idioma, es una forma de expresión sumamente importante de una entidad. Con sus figuras de palo fierro y su fascinante artesanía, la cultura sonorense se expresa de grandiosa manera en todos sus rincones.

Galería - Artesanías de Sonora

Visita la galería fotográfica de las artesanías de Sonora.

Galería
Artesanías de Sonora

Aprende sobre las artesanías de Sonora con este Audiospot.

Audiospot

Compartir página

Más sobre Sonora

Más Artesanías

¡Te queremos con nosotros!

Suscríbete a nuestro newsletter y acompáñanos a descubrir México