None

Los Hacendados que Amaban su Tierra

Esperanza de un Resurgimiento

Desde España llegó a las faldas de la Sierra Madre Occidental una familia de gente honesta y trabajadora. Ahí construyeron una hacienda, que llamaron “De La Meza”. Por todas las tierras del recién descubierto continente se propagaba el cultivo de la caña, por lo cual los nuevos hacendados se encomendaron a él y comenzaron a laborar con las familias de la región, a quienes trataban con respeto y justicia.

Los trabajadores les querían y la tierra era buena con ellos, nunca les falló en entregar cosecha, ni les llevó plagas que amenazaran su salud o cultivos.

Era una hacienda tan productiva que se convirtió en la más importante del noreste del país, llevando su piloncillo hasta la lejana Ciudad de México.

Cada año indígenas y europeos unían sus creencias para mostrarle respeto al lugar que habitaban y que tanto les había dado. Nada se desperdiciaba en aquella hacienda pues se luchaba por mantener un entorno sano.

Eran buenos tiempos, donde los habitantes amaban la tierra y la tierra les amaba por igual.

Los hacendados pidieron a dios que permitiera a sus espíritus descansar ahí, porque habían dado su vida por el lugar y ahí encontraron la felicidad; después murieron y su lugar fue ocupado por otros…

Nuevos dueños, nuevas reglas, y la comunión desapareció paulatinamente. Se comenzó a explotar incesantemente a la naturaleza y a los pobladores. La hacienda funcionaba, pero el equilibrio se había vuelto opresión.

La gente de la zona guardó innumerables rencores y odio en contra de los dueños. Hubo muerte y rebelión, esto afectó a la tierra quien ya no sentía el cariño de antes. Triste, comenzó a negar cultivos y a dejar que las plagas infestaran el lugar.

Llegó la Revolución y los habitantes al fin volcaron su furia, destruyeron la hacienda, asesinaron a todos los que estaban dentro y los restos, tanto de construcción como de personas, fueron saqueados, derribados y quemados.

Nunca más el lugar produjo nada, los habitantes han abandonado la zona y esperan, pues dicen que un día regresarán los hacendados originales y todo surgirá de nuevo…

Los Hacendados que Amaban su Tierra

Escucha la leyenda de los hacendados que amaban su tierra.

Audiospot

Compartir página

Más sobre Tamaulipas

Más Leyendas

¡Te queremos con nosotros!

Suscríbete a nuestro newsletter y acompáñanos a descubrir México