None

Chichén Itzá

La Belleza de la Historia

Chichen Itzá, cuyo nombre significa “boca del pozo de los brujos de agua” es uno de los sitios arqueológicos más famosos de México; una ciudad legendaria rodeada de misterio y magia.

Entrar a ella es regresar en el tiempo al mundo maya, es encontrar en cada paso y recorrido, un sinfín de historias donde hombres, mujeres y niños vivieron al amparo de Kukulkán y los dioses que velaban su día a día.

Declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad desde 1988, y Maravilla del Mundo en 2007, Chichén Itzá es uno de los destinos turísticos por excelencia para todo aquel que encuentra en la historia y la arqueología, en el paisaje y la leyenda, un motivo de visita que guardará en su memoria y le invitará a regresar una y otra vez.

La obra más imponente es la pirámide de Kukulkán, la serpiente emplumada, la cual, durante los equinoccios de primavera y otoño, crea la apariencia de una serpiente que gradualmente desciende por una de las escaleras de la pirámide gracias a un ingenioso juego de proyección por la luz del sol.

Esta pirámide, que también recibe el nombre de “el castillo”, cuenta con nueve niveles o basamentos, cuatro fachadas principales, cada una con una escalinata central; y una plataforma superior rematada por un templete.

Chichén Itzá está llena de construcciones simbólicas, repletas de significados astronómicos y misteriosos. Un ejemplo es el campo de juego de pelota mas grande de Mesoamérica. Con 168 metros de largo, limitado a los lados por altos muros donde están empotrados anillos de piedra con relieves de serpientes entrelazadas y en los extremos por templos pequeños. Se trata de un lugar donde los jugadores, literalmente, dejaban sus vidas.

Otro es el observatorio "El Caracol", donde se seguía el movimiento de los astros. En su interior, existen pequeñas aberturas dirigidas a los puntos cardinales y puntos astronómicos de importancia, cimentando la noción de los mayas como astrónomos por excelencia.

También se encuentra El Templo de los Guerreros, también conocido como el Grupo de las Mil Columnas, por las hileras de columnas y pilares que posee el templo al frente y a un lado del mismo.

El Cenote Sagrado es otra zona que no puedes dejar de visitar. En este cenote, que mide 60 metros de diámetro, se realizaban ofrendas al dios Chaac, señor de las lluvias. Doncellas nobles eran sacrificadas en su honor, así como prisioneros de alto rango, también como una ofrenda religiosa.
A principios del siglo XX un cónsul norteamericano, cuya codicia fue despertada al saber sobre las ofrendas ricas en oro y piedras que se hacían, dragó el cenote y extrajo numerosos objetos que envió a su país para venderlos, principalmente al Museo Peabody de Massachusets, que en 1970 primero, y en el 2008, después, retornó a México una buena cantidad de las invaluables piezas arqueológicas.

Recientemente, arqueólogos mexicanos han encontrado también piezas de jade, cuchillos de obsidiana, gemas, piedras preciosas, tesoros y esqueletos; sin embargo, se estima que el cenote no ha sido explorado exhaustivamente.

Conocer Chichén Itzá es adentrarse en la magia de la sagrada ciudad, es percibir  los contrastes del verde de la vegetación, el azul y esmeralda de los cenotes de aguas cristalinas con el urbanismo maya. Es recorrer la ciudad imperial, en la que convergen la arquitectura, la ciencia, la religión y el esplendor de una cultura que ha contribuido, desde siempre, a la visión que tenemos del mundo hoy por hoy.

Chichén Itzá

Observa la monumental belleza de Chichén Itzá.

Galería
Chichén Itzá

Observa cada detalle en Chichén Itzá.

Foto 360
Chichén Itzá

Conoce más sobre la historia de Chichén Itzá.

Audiospot

Compartir página

Más sobre Yucatán

Más Zonas Arqueológicas

¡Te queremos con nosotros!

Suscríbete a nuestro newsletter y acompáñanos a descubrir México